Serie Pilares de la Salud / Tema 2: Entendiendo sus Componentes y su Impacto en el Bienestar

Conseguir una vida satisfactoria es un objetivo fundamental para todos nosotros. Sin embargo, a menudo nos encontramos perdidos sin saber por dónde empezar, y a veces no comprendemos realmente cómo abordar la salud y el bienestar. Muchos asumimos erróneamente que simplemente con mejorar nuestra alimentación o hacer un poco de ejercicio es suficiente para garantizarlo todo. Sin embargo, la realidad es muy diferente, el cuerpo no debe tratarse de manera fragmentada y aislada, aunque reconozco lo complejo que puede ser abarcarlo todo de una vez.

Vamos poco a poco, ya que sabes cuales son las bases generales (artículo https://isyourgenesis.com/pilares-de-la-salud-integral ) ahora desglosaremos cada uno de estos pilares para entender como y para que funcionan cada uno de ellos y como entre ellos forman una unidad de éxito.

Cuerpo físico

Cuidar del cuerpo físico es fundamental por varias razones, ya que el bienestar físico es la base sobre el cual se construyen otros aspectos de nuestra salud y calidad de vida. Aunque esto podría parecer obvio, aquí te detallo de manera clara y concreta algunas razones clave por las que es prioritario y necesario cuidar del cuerpo físico:

  1. Prevención de enfermedades: Mantener un cuerpo físico saludable ayuda a prevenir innumerables enfermedades.
  2. Energía y vitalidad: Un cuerpo bien cuidado tiene más energía y resistencia para poder enfrentar los obstáculos, terminar las tareas diarias con una sonrisa y sin sufrir en el intento. En conclusión menos fatiga, cansancio y dolor.
  3. Salud mental: Existe una conexión muy, pero que muy estrecha, entre la salud física y la salud mental, que puede mejorar considerablemente la función cerebral y por consecuencia el estado de ánimo, reducir el estrés, la ansiedad y la depresión.
  4. Función cognitiva: Cuidar del cuerpo físico también mejora significativamente la función cognitiva, asociada a tener más capacidad de memorizar, mayor concentración y una reducción del riesgo de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.
  5. Longevidad: Las personas que mantienen hábitos saludables tienden a vivir más tiempo y con mejor calidad de vida. Un cuerpo físico saludable puede retrasar el proceso de envejecimiento y reducir el riesgo de padecer enfermedades debilitantes en la vejez. «Es importante entender que la vejez no es sinónimo de enfermedad y debilidad. Cada decisión que tomemos a lo largo de nuestra vida, ya sea buena o mala, influirá directamente en nuestras condiciones de vida en la vejez.»
  6. Calidad de vida: Un cuerpo fuerte y saludable nos permite participar plenamente en actividades recreativas, laborales y sociales. Tener buena salud física nos da la capacidad de disfrutar de la vida y de nuestras relaciones al máximo.
  7. Autoconfianza y autoestima: Cuidar del cuerpo físico puede mejorar la autopercepción y la autoestima. Sentirse bien con uno mismo y con el propio cuerpo contribuye a una mayor autoconfianza y una actitud más positiva hacia la vida.

    Invertir en nuestra salud física es una de las mejores decisiones que podemos tomar, ya que afecta todos los aspectos de nuestra vida. Reflexiona sobre esto: a menudo no consideramos las consecuencias de nuestros actos y nos llenamos de pensamientos limitantes y excusas. Por flojera o falta de voluntad (ambas cosas las podemos eliminar con trabajo), dejamos que frases como «la vida es una, de algo hay que morir» guíen nuestras decisiones. Más tarde, pagamos el precio con inflamaciones, cansancio, dolores, migrañas y otros malestares que arrastramos día tras día. No sabemos cuán larga o corta será nuestra vida, pero ¿realmente vale la pena vivirla de esa manera?

    Ahora bien, sabemos que cuando se trata de salud integral, el cuerpo físico es un pilar fundamental, esto implica que tenemos varios aspectos por cuidar, pero en primer lugar lo más básico y que todos sabemos, Todo ser vivo tiene la capacidad de movimiento y esta es fundamental para su supervivencia y adaptación al entorno. Aunque no todos los seres vivos se mueven de la misma manera, el movimiento es una característica común que cumple diversas funciones esenciales (dedicaremos un articulo completo al movimiento). Para el ser humano no es diferente, el movimiento es vital, participar de actividad física regular, ya sea caminar entre 1-2 horas diarias, jugar, bailar, hacer ejercicio diario en el gimnasio o casa, correr, saltar, hacer yoga, etc.  Mantenerse activo en movimiento es crucial para mantener un cuerpo básicamente saludable.

    Cuidado con el mortal y sigiloso sedentarismo. La inactividad física es el cuarto factor de riesgo de mortalidad a nivel mundial, indican casi todas las entidades Sanitarias del mundo incluyendo la OMS.

    ¡El movimiento es importante, pero es solo el comienzo! ¿sabías que la nutrición y el descanso también son piezas clave? En el siguiente artículo, nos sumergiremos en estos dos pilares esenciales que, junto con el movimiento, formarán la base sólida sobre la cual podrás construir tu propio imperio de salud y bienestar. Prepárate para descubrir cómo estos tres elementos trabajan juntos para transformar vidas.

    Related Articles

    Responses

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *